Actualidad

Testigo de la caída de Arenita

Eran las 10:45 pm, y me encontraba tomando unas copas junto a un par de amigos en mi departamento en Providencia. La noche estaba tibia así es que decidimos abrir bien las ventanas para que entrara aire fresco al lugar. Mientras las conversaciones se hacían más y más acaloradas , unos quejidos de una mujer interrumpieron sorpresivamente nuestras historias. Al principio fueron motivo de risa, ya que los constantes gritos nos hicieron imaginar una cosa completamente distinta a la que estábamos por presenciar… unos gritos más y comenzamos a mirarnos extrañados, el llamado era de auxilio.

Nos asomamos por la ventana del living, la cual está enfrentada con los dormitorios del edificio de enfrente, para ver si pasaba algo en alguno de los pisos, pero la sorpresa fue mayor al ver una mujer rubia tirada en el suelo del estacionamiento… no se movía, sólo se quejaba del dolor.

Los vecinos atónitos, la miraban incrédulos preguntándose cómo llegó a ese lugar, luego miraron hacia arriba y al ver una ventana abierta, comprendieron que su vecina había “caído” desde el tercer piso.

Hoy encontré en todos los diarios la noticia de que esa chica rubia era “Arenita” o Natalia Rodríguez, la bailarina del programa de televisión llamado Yingo. La verdad es que luego de digerir el asunto, puedo decir que ayer no sólo fui testigo de la caída de una niña de tan sólo 21 años, sino el vivo reflejo de lo que puede implicar exponer tu vida al espacio público, a la televisión.

Natalia ya había sido víctima de un intento de suicidio, y éste puede ser uno más en su lista de llamados de auxilio. Si hubiera sido cualquier chica, no habríamos sabido de esta noticia, pero sus llamativos bailes en la tv, su relación hiperventilada en el programa, y las portadas de los medios de comunicación,  hacen que cuando ella quiera llamar la atención lo logrará automáticamente. He ahí la razón por la cual estoy totalmente en desacuerdo con programas como Yingo, creo que la morbosidad y el voyerismo que se crea a través de la exposición de la vida íntima de sus integrantes, no puede traer nada positivo, ni a la audiencia ni a los personajes que componen el programa. Si bien están por su propia voluntad, apuesto a que Arenita, no estaría en estos momentos con una fractura en una de sus vértebras, ni en la portada del LUN de hoy.

Tags

Lo Último


Te recomendamos