El increíble legado de Stieg Larsson

reinapalaciostieglarsson.jpg

Stieg Larsson cabe dentro de ese grupo de genios-artistas que no tuvieron la oportunidad de ver en vida el éxito de sus obras. Muy trabajador, fumador compulsivo (consumía tres paquetes de tabaco al día), consumidor habitual de café, padecedor de insomnio y amante de la comida basura, su corazón fue afectado por este intenso estilo de vida, que lo llevó a la muerte con un infarto cuando subía a su casa, de cincuenta metros cuadrados y situada en un quinto piso, porque el ascensor estaba averiado.

Este genial periodista sueco saltó a la fama tras su muerte (2004), con la publicación de la trilogía de novelas policiacas Millennium, formada por los siguientes títulos: Los hombres que no amaban a las mujeresLa chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolinaLa reina en el palacio de las corrientes de aire.

A mi parecer y al de varios críticos de la literatura, forman parte de grandes novelas que no te puedes perder. Si te gustan los misterio, romances, buenos protagonistas y casos que bordan la ficción y la no ficción…debes correr a buscar el primer ejemplar de esta notable trilogía. Me encuentro en la mitad del primer libro y la verdad es que no puedo parar de leer. No me considero una lectora empedernida ni crítica de la literatura, es por ello que me atrevo a recomendarles a todas y todos que lean esta colección.

Los títulos pueden sonarte conocidos pues llevan varios meses dentro de los bestseller de nuestro país y del mundo entero. Hace poco una página web francesa muy influyente (www.evene.fr) calificó a Larsson de «figura legendaria, cuyo extraordinario genio literario ha creado una de las obras literarias más importantes del siglo XXI… Las tres novelas constituyen un auténtico fresco de la sociedad moderna que no puede compararse a lo que ningún escritor de novela criminal ha hecho nunca antes.»

Sin duda, ¡un imperdible!