Actualidad

El incómodo momento entre Angela Merkel y Trump en la Casa Blanca

El encuentro entre la canciller alemana y el presidente de los Estados Unidos está dando mucho de qué hablar.

El incómodo momento entre Angela Merkel y Trump en la Casa Blanca
  • Facebook
  • Twitter
  • Google

Por Karen Hernández

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump y la cancillera alemana, Angela Merkel,  se encontraron en La Casa Blanca. Trump y Merkel son dos de los políticos más poderosos del mundo y la visita de Merkel en el país norteamericano fue para discutir los temas migratorios que tanto están consternando al mundo. 

        DESCUBRE MÁS

 

Trump afirmó que "la inmigración es un privilegio, no un derecho" e insistió que su prioridad es la protección de sus ciudadanos. La postura del mandatario ha sido motivo de disputa entre ambos políticos e incluso llegó a criticar abiertamente -y en repetidas ocasiones- el apoyo a refugiados por parte del gobierno alemán. Por su parte Merkel, afirmó que Alemania seguirá acogiendo a personas que requieran protección pero que sigue siendo necesario regular la inmigración ilegal.

Imagen foto_00000018 Foto: Getty Images

Pero esto no fue precisamente lo único que acaparó los titulares, sino el momento en el que ambos se encontraban sentados en sus respectivas silla del Salón Oval, posando para la prensa, como manda el protocolo.

Ambos estaban sonrientes y parecían estar siguiendo el protocolo al pie de la letra sin embargo, como era de esperarse, la actitud del mandatario estadounidense dejó mucho que desear. Y es que justo cuando uno de los periodistas pidió que se dieran la mano para una foto, la canciller volteó hacia Trump para preguntarle si se daban el apretón, pero este la ignoró rotundamente.

El republicano se quedó en su silla, con movimientos ansiosos y la mirada hacia las cámaras. En ningún momento se dirigió a ella, ni siquiera con la mirada, como si se tratase de un niño pequeño que se rehúsa a saludar a la tía. Aunque claro, hay quienes aseguran que nisiquiera se dio cuenta de lo que estaba pasando.

Merkel se quedó sólo unos segundos esperando la respuesta de Trump pero de inmediato se regresó a su posición, con cierto desconcierto al tiempo que parecía esperar tal actitud.

Mientras que el lenguaje corporal de la canciller alemana hacia el presidente era mucho más abierto y cercano (una pose enfocada hacia Trump), este mostraba todo lo contario, como si estuviese incómodo (de frente con las manos entrelazadas) y sólo se limitó a decirle a los fotógrafos que "mandaran una buena foto a Alemania".

 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram

TE RECOMENDAMOS EN IMÁGENES

Estas son las frases que marcaron la Marcha de las Mujeres

Imagen foto_00000001

Y EN VIDEO

 

 

 

Notas relacionadas

Ver más