Actualidad

Britney Spears: la historia de cómo resurgió de las cenizas

Fue un ídolo musical a finales de los 90, pero su carrera se detuvo abruptamente por una gran depresión y problemas de drogas hoy ya superados

Britney Spears: la historia de cómo resurgió de las cenizas
  • Facebook
  • Twitter
  • Google

Rapada, histérica y con una severa crisis personal y profesional, fue como vimos a Britney Spears en 2007. La foto de la denominada 'Princesa del Pop' golpeando el auto de un paparazzi con un paraguas, inundó Internet y cubrió las portadas de revistas y periódicos a nivel internacional. ¿Dónde estaba la sensual chica que conquistó al mundo al ritmo de 'Baby One More Time' en 1999? Perdida. A través de Internet se apostaba por cuál sería la fecha de su muerte a través de la página 'When Is Britney Going To Die.com'. Pero Britney era mucho más fuerte de lo que todos pensaban. 

DESCUBRE MÁS

 

La fama, la persecución de los paparazzi, un manager abusivo y las decepciones sentimentales, hicieron que la cantante cayera en un profundo abismo. En 2002 terminó su relación de tres años con el cantante Justin Timberlake, lo que según sus abogados y allegados, la sumió en una depresión. Britney cambió y comenzó una espiral de fiestas desenfrenadas, consumo de alcohol y drogas y relaciones fallidas. 

Se casó en 2004 con el bailarín Kevin Federline con quien tuvo dos hijos, Sean Preston y Jayden James, pero la relación fue tormentosa y culminó en divorcio en 2006. Tras su separación, Britney continuó con su vida de excesos, saliendo todas las noches de fiesta con Paris Hilton. Fuentes cercanas aseguraban que "le estaba doliendo convertirse en una adulta".

En 2008 Britney tocó fondo: perdió la custodia de sus hijos, fue abucheada por su público y entró a una clínica de rehabilitación en California. Jamie Spears, padre de la cantante, se convirtió en su tutor y responsable de cuidar a la cantante que parecía heber pérdido el rumbo. Las autoridades reconocieron que la cantante no podía cuidar de sí misma y necesitaba de alguien que lo haga por ella. Durante su internamiento, Britney acudió a reuniones de Alcohólicos Anónimos y, en un mes, logró concluir su tratamiento. Sin embargo, seguía un trabajo duro fuera de la clínica y que incluía tomar el control de su vida. 

A través de página en Internet, la cantante envió un mensaje a sus fans sobre su crisis y rehabilitación: "Me molestaba que los periódicos dijeran cosas horribles sobre mí, pero ahora no hago caso de las cosas que leo. Toqué fondo. No fue el alcohol o la depresión la causa de mi estado, era como una niña afectada por déficit de atención. Tenía un manager desde hace mucho tiempo e intentaba dirigir mi vida después de mi divorcio. Estaba abrumada y un poco asustada. No sabía a quién acudir. Me di cuenta de cuánta energía y amor había puesto en mi relación cuando ésta terminó. No sabía qué hacer con mi vida y me sentía triste. Estaba muy perdida".

Spears logró una mayor estabilidad emocional bajo la tutela de su padre, que aún continua a su cargo. Sí, es un hecho, no volvió a ser la misma. Echó mano del gran talento, carisma e inteligencia que la catapultó a la fama para recuperar el contacto con sus hijos, alejarse las drogas y las malas compañías y relanzar su carrera musical. En 2009 lanza su CD 'Circus' que marcó su gran regreso a la música, relanzó su línea de perfumes y en la actualidad tiene una línea de lencería. 

 

Britney está completamente dedicada a su carrera y sus hijos, mantiene una alimentación saludable, hace mucho ejercicio y es una fanática de las redes sociales. Nadie podrá olvidar cuando perdió el control, pero tampoco que es una mujer que logró resurgir de sus propias cenizas. 

It's been a while since I've cut loose 😂😜

A video posted by Britney Spears (@britneyspears) on Sep 18, 2016 at 5:36pm PDT

 

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO

Y EN IMÁGENES

Imagen foto_00000001

Notas relacionadas

Ver más